lunes, 25 de marzo de 2013

Es egoísta y no es justo.

Con la actual situación económica, las ex-mujeres y los ex-maridos, tratan de modificar las condiciones económicas de los hijos.
En los últimos meses los asuntos matrimoniales se han limitado, exclusivamente, a procedimientos de modificación de medidas definitivas.
El más reciente es, probablemente, de los más sangrantes, puesto que manipula la verdad hasta el extremo de obviar la existencia de un hijo a quien ha decidido no pagar los alimentos y pedirlos para otro hijo que, por razones académicas, y con el acuerdo de ambos, durante el curso, vive con ese progenitor no custodio.
El progenitor custodio se ha ocupado, antes, durante y después de su descendencia. Y ahora lo sigue haciendo, con el primogénito y con el último.
El egoísmo ha movido a ese progenitor a reclamar unos alimentos que no le son debidos, ni a él, ni a su hijo. No es justa esa petición, sin embargo, no me quedará más que oponerme en los tribunales.

No hay comentarios: