lunes, 16 de julio de 2012

La soberbia y los leones

Hay días en que mataría a mis clientes, y otros en los que haría lo propio con los contrarios, y en ambos casos suele ser culpa de ese pecado capital.
Todos, en mayor medida, tenemos esa carga, pero algunos lo extreman.
En el asunto que, entre ayer y hoy, me ha tenido revolucionada, una madre que quiere tener razón en algo juzgado en las dos instancias, y perdido por ella en ambas, para vengarse de no salirse con la suya, ha entregado a un niño de 3 años, para pasar la quincena con su progenitor B, CON LO PUESTO.
Durante meses ha retrasado, torticera y desvergonzadamente, la liquidación de los bienes gananciales, y como para agilizarlo, mi cliente ha pagado todas las provisiones de los Peritos, ella, en un arranque más de los suyos, lo paga con una criatura indefensa.
Y encima, se cree una buenísima madre, y la Justicia no le hace NADA.
Sin embargo la misma Justicia si actúa contra una persona cuyo capricho era tener un león como mascota. El dueño, comportándose con mucha más diligencia que muchos padres, acondicionó su residencia campestre para darle al animal todas las comodidades, pero...le faltaba algún papel "imprescindible", mucho más importante que el bienestar del pobre felino. Ahora ambos, mascota y amo,, están sufriendo las consecuencias que no se le imponen a las malas personas que "atentan" contra sus propios hijos.

No hay comentarios: