viernes, 6 de julio de 2012

Agotamiento

Llegados a estas alturas del año judicial, tengo las neuronas secas como si fueran de esparto. Todo me cuesta mucho mas comprenderlo, asimilarlo y procesarlo.
Sin embargo, esta mañana, una compañera me estaba planteando algo, sobre un condominio, que me estaba chirriando. El quid de la cuestión era, no jurídico, si no humano. El cliente quería, a toda costa, tranquilidad, y eso, en la mayoría de las ocasiones, está reñido con el derecho, al menos con su práctica.
Lo cierto es que tenemos que luchar contra muchos imponderables e incontables desidias. Los bancos hacen "presa" en los contratantes. Lo que el Banco ha unido no lo separa ni Dios. Ese contrato si es indisoluble. Mas de seis meses hace que espero que una Caja haga una novación de una hipoteca. La contrataron dos, se adjudica uno la casa y el Banco SE NIEGA a liberarle del préstamo hipotecario. Según ellos, el bien es de otro y te mantienen uncido por que les da la gana. Agotan a cualquiera porque no razonan en absoluto. Parecen perros peligrosos que, una vez mordida la presa, NUNCA LA SUELTAN,

No hay comentarios: