miércoles, 4 de julio de 2012

Apelaciones y defensas

La tarde ha sido completa.
He preparado un recurso de apelación de un juicio de faltas, cinco folios de argumentación, contra las seis líneas de hechos probados. Ya sabéis, presunción de inocencia, ausencia de incredibilidad subjetiva, verosimilitud y persistencia en la incriminación.
Es penoso cómo acabamos malgastando estérilmente nuestras habilidades retóricas en asuntos menores, porque los juzgadores de instancia no se toman la molestia de leer detenidamente ni las denuncias, ni los informes médicos de urgencias, ni nada de nada.
Al final nosotros tenemos que sacar petróleo y transformarlo en gasolina útil para incinerar los "fallos" del juez a quo.
También he formulado un escrito de defensa en un asunto de simulación de delito y de delito contra la Administración de Justicia. Y eso, os garantizo, que no tiene defensa posible. El autor se declaró culpable en una sentencia de conformidad, y mi cliente será condenado, lo se desde hoy.
Además, en un contencioso que está para Sentencia, nos requieren por 10 días para que digamos algo sobre si hay que oír o no a un tercero que ha sido el culpable de que tengamos que haber demandado al Ayuntamiento.
Y para terminar "Higos", la A.P. concede un aplazamiento de pago a un condenado SIN HABER dado traslado para informar a las acusaciones.
Esto es LA JUSTICIA ESPAÑOLA.

No hay comentarios: