jueves, 14 de febrero de 2013

Recurso innecesario.

Hace unos días me notificaron una sentencia que mi cliente me obliga a apelar.
Un par de meses atrás, en otro asunto, esta vez penal, y por las mismas razones, era de oficio y capricho del usuario, tuve que recurrir otra sentencia. Lo hice sin fe y sin apoyatura judicial ni legal, por lo que el resultado ha sido el previsible, como sucederá con el nuevo.
Eso en mi humilde opinión es un despilfarro de dinero público, si no roza la malversación, no hay fundamento para la pretensión, pero goza del beneficio de justicia gratuita, por lo que es plenamente impune para forzar la maquinaria y atascar los Juzgados y las Secciones de la Audiencia, si mis ejemplos los extrapolamos a los mil y pico abogados del turno de oficio en Badajoz y las decenas de miles del resto del país, qué tenemos? montañas de dinero de todos que se desperdician por la voluntad de los "beneficiarios del derecho a la justicia gratuita". A mi me suben los impuestos, directos e indirectos, me obligan a pagar unas inasumibles tasas judiciales, y ellos se saben con derecho a hacerlo.
No quiero poner límites al Estado del Bienestar, sólo un poco de cordura.

No hay comentarios: