martes, 19 de febrero de 2013

Los vicios son malos

Ayer estaba desesperada por culpa de un Recurso. La culpa es exclusivamente mía. No me estudié en profundidad la reforma de la LEC operada por la Ley 37/2011, me limité al trazo grueso y pasé por alto la nueva redacción dada al apartado primero del artículo 455: "Las sentencias dictadas en toda clase de juicio, los autos definitivos y aquéllos otros que la Ley expresamente señale, serán apelables, con excepción de las sentencias dictadas en los juicios verbales por razón de la cuantía cuando ésta no supere los 3.000 euros."
Menos mal que mis amigos leéis mi blog y me sacáis los colores.
Gracias Sara.

No hay comentarios: