lunes, 6 de febrero de 2017

Más facetas que un brillante

Algunos procedimientos son tan complejos, presentan tanto aspectos, hay que considerar tantas cosas, se tira de tantos hilos, que acaban pareciendo un diamante de talla brillante, con sus 56 facetas.
Esto, normalmente sucede con los asuntos penales relativos a delitos económicos, en los procesos civiles no suele ser lo normal, y menos aún en las testamentarías, donde son habas contadas, el caudal relicto y poco más. 
Hasta que te llega uno, que lo mires por donde lo mires, y cuanto más lo mires peor, porque te sorprende con un nuevo punto pasado por alto, con la omisión voluntaria de datos, con contratos inexistentes más allá del papel, con valoraciones increibles, con condominios imposibles, con multa tributarias, con Notarios cuya fe pública es más que cuestionable, con cuentas corrientes desaparecidas, con pagos diferidos inasumibles, con la panoplia completa de cosas hechas de forma extraña. Y tú, cuál relojero, primero tienes que desmontar la maquinaria, y luego pequeña pieza a pequeña pieza, irlas limpiando y finalmente volviéndolas a montar, y cada una debe encajar en su hueco y en la posición correcta porque si no el reloj no volverá a funcionar, en este caso, el Juez, no entenderá nada y la herencia yacente seguirá siendo una tela de araña imposible. 

No hay comentarios: