lunes, 16 de enero de 2017

Mas pronto que yo.

Hoy, estaba de guardia de asistencia al detenido. Al primero le asistí cerca de las dos de la tarde en el Juzgado de Guardia, que, al menos ha tenido la decencia de no llamarme a las 9 para tenerme allí toda la mañana mientras se celebraban los seis juicios rápidos que había.
Cuando esta tarde iba de camino a Comisaría como usuaria, ya que el móvil de mi hijo fue sustraído anoche, me ha vuelto a llamar la centralita para asistir a dos detenidos por delitos contra el patrimonio.
Mis defendidos han declinado el gentil ofrecimiento de declarar en sede policial y se les ha puesto en libertad inmediatamente, con "cargos" como dicen en la tele.
Mientras mi hijo me esperaba en la Oficina de Denuncias, y cuando mis clientes se habían ido a su casa, y estaban ya sentaditos al brasero, yo aún he tenido que esperar otra hora y pico para formular una denuncia por hurto, que se ventilará, caso de aparecer los responsables en un juicio por delito leve.
Yo comprendo la falta de medios, mejor que la mayoría de la gente, casi seguro, pero realmente ha entrado una persona en la hora y pico que hemos estado esperando, a lo mejor hay que replantearse una ampliación de la plantilla o una redistribución de horarios, o algo, porque aunque yo lo tomo con franciscana paciencia, porque se lo que hay, los usuarios normales, que desconocen que en la ODAC se hacen muchas más cosas, se desesperan.
Así que hoy, ha sido cierto y verdadero el adagio de "los presuntos delincuentes salen de Comisaría antes que los propios abogados defensores". 

No hay comentarios: