miércoles, 10 de diciembre de 2014

¡Vaya "embolao"!

Hay veces en que las resoluciones judiciales, que, en principio, ponen soluciones a los conflictos, acaban proporcionando un maravilloso jardín en el que, por desgracia, nos meten a los Letrados.
Si leyeran y releyeran los Autos y sobre todo, la transcripción de sus propias decisiones, corregirían esos errores de bulto, más grandes que el equipaje de una artista de los años 40.
Si no quieren tomarse la molestia de hacerlo ello, podrían dedicar a alguien, así disminuiría el paro, a revisar esos papeles que nos sueltan y que gozan de la misma coherencia intríseca y gramatical que una redacción de un niño de tres años.
No voy a echar la culpa a los copia/pega, todos los hacemos.
El CGJP debería plantearse que en la Escuela Judicial sean más duros con la clase de gramática y redacción y les inculcaran a las nuevas horandas de jueces que HAY QUE LEER TODO LO QUE VAYA A SALIR DEL JUZGADO EN PAPEL DE OFICIO.

No hay comentarios: