miércoles, 9 de enero de 2013

Insolvencias y enrevesamiento.

La tarde ha estado dividida en dos partes, una simple, solicitar la declaración de insolvencia de un cliente, al cual las cosas le están viniendo muy mal dadas últimamente.
La otra compleja y enrevesandose a cada nueva prueba. He estado con mis clientes analizando, por enésima vez, lo sucedido, las pruebas que tenemos y nuestro objetivo final.
En mi modesta opinión, se va vislumbrando la actuación ilícita, aunque, dada la cortedad de miras de nuestro aparato judicial, estamos en sus manos para conseguir la condena, por estimación como delito de todas las actuaciones manifiestamente irregulares y prevaricadoras.
Se ha de dar una conjunción cósmica , cuya rareza es comparable a la de que se produzca mañana un eclipse solar.
Intentaré convocar a todos los espíritus justicieros para conseguir que tras 26 años de penurias judiciales mi cliente vea satisfecha su sed de Justicia, que no de venganza.

No hay comentarios: