jueves, 4 de junio de 2015

Angustioso.

Mi final de jornada ha resultado así. A ultima hora he recibido a un usuario del Turno de Oficio que me han asignado para formular recurso contra un Auto de Sobreseimiento Provisional y Archivo de un denuncia presentada contra un Banco que ha tomado el hábito de, a partir del tercer día de cada mes,  acosarle a él, a su esposa, a sus compañeros de trabajo, a familiares, etcétera, para recordarle que tiene que pagar su hipoteca, recalcando que llaman desde un Departamento de Recobros, y de la que no tiene un solo recibo impagado y a la que hace frente asumiendo, sin protestar, sus recargos por posiciones deudoras y sus excesivos intereses, ya que, como había pactado con la antecesora titular del préstamo, abonaría los cargos con posterioridad a la fecha, dada su fecha de cobro salarial.
Desde hace varios años vienen sufriendo ese hostigamiento, por persona interpuesta, el call centre de la entidad bancaria. Ha formulado quejas ante la OCU varias veces, sistemáticamente desatendidas. Y harto y dolido, decidió presentar denuncia ante el Juzgado de Instrucción. Ante la imposibilidad absoluta de determinar el/os  autor/es del hecho, se opta por la más fácil, cerrar la causa. No importa nada si su banco ha accedido a datos de familiares y compañeros de trabajo, si los ha cedido a terceros, si se han vulnerado todos sus derechos en cuanto a su privacidad, a su honorabilidad, a su fama.
Ante la triste realidad de que la prosperabilidad del recurso era entre nula y escasa, el pobre señor me ha espetado con gran desesperación, en este país hay LEY pero no hay JUSTICIA.
Como sea, dentro de la legalidad y el procedimiento, tengo que conseguir JUSTICIA para ellos.

No hay comentarios: