viernes, 3 de mayo de 2013

Y van dos.

Después de llevar tiempo chocando contra una de esas personas amargada y amargante, la Justicia la vuelve a poner en su sitio, que no es precisamente, el trono imperial que cree merecer.
Si, es segundo revés importante en menos de tres meses. Y este aún más doloroso, instó una Modificación de Medidas para reducir las horas de visita y cambiar uno de los días intersemanales, y ha conseguido un acuerdo para cambiar el día y una reducción, vía reconvencional, de más de sesenta euros en los alimentos. Y porque no hay costas en Familia. En mi tierra, a eso, le llaman, ir por lana y volver trasquilado.
La prepotencia y el entorpecimiento constante de los Procesos, le sale caro, bastante caro.
La única pega del asunto es que, podría apelar, y en este único y exclusivo caso, es una pena que no tenga que pagar 800 € de tasa.

No hay comentarios: