martes, 14 de mayo de 2013

Estamos "vendidos"

Es cierto, los letrados somos los que, y perdóneseme la expresión, aunque echemos el bofe, tenemos que seguir al pie del cañón.
Cualquier profesional liberal tiene un cierto margen de maniobra respecto a su trabajo, nosotros no.
Se nos dice, si tenías diez días de plazo... Ya, pero yo no me he estado tocando la nariz esos diez días, tengo más cosas y plazos que cumplir.
Si sólo tienes un asunto, no tienes excusa. Cuando sobre tu mesa hay seis plazos, dos demandas y tres escritos de defensa, y tienes problemas de salud importantes, a nadie le importa.
Ellos tienen sustitutos, días de asuntos propios, bajas por enfermedad propia y familiar, etc., nosotros no tenemos nada, y si se te va, un día, un plazo procesal sin  mayor trascendencia, todos ahogan tu cuello para que te asfixies.
Y lo peor, nosotros, tan "corporativistas" nos dejamos, y quien debería interceder y defender nuestra humanidad no hace nada.
Al final acabamos teniendo que pagar con nuestro prestigio y nuestro seguro de responsabilidad civil.

No hay comentarios: