lunes, 2 de noviembre de 2015

Fe ciega

Hoy ha sido feriado aquí y por tanto, ni Juzgafo, ni despacho ni notificaciones. 
Ha habido tranquilidad, lluvia y fe ciega.
¿Fe ciega? Pues si, con todas las letras.
Esa que solo se puede profesar a aquellas personas que están tan cerca de ti, que nunca, aunque te pidan las cosas más descabelladas, te harían daño, porque para contigo no tienen doblez. 
Esa que te hace volver a los momentos en que mamá o papá decían:"por ahí" y nosotros sin rechistar por ahí íbamos, porque ellos eran los únicos que conocían el camino seguro.
Ahora son esas personas, esos amigos, a los que encomendarías tu defensa sin pestañear y que de repente te piden que hagas algo absurdo o ridículo, pero que tú te planteas hacer con un espíritu absolutamente acrítico, porque de eso, seguro, saldrá algo bueno, aunque sea solo una carcajada compartida.

No hay comentarios: